Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

 
Tras las huellas de los Gigantes Moais
Ing. Marco Antonio Reynoso Ballesteros
Presidente de la FUNDACION COSMOS A.C.
Monterrey – México
guia_ovnis@infosel.net.mx

La evidencia de que la Tierra estuvo poblada en algún tiempo por gigantes son los hallazgos de los restos humanos de grandes dimensiones y espadas, hachas, lanzas y otros instrumentos como picos de enormes dimensiones todo estos realizados en diversos lugares de la India, Tíbet, China, Norteamérica y Sudamérica y Africa. A continuación se presentan algunos de estos extraordinarios descubrimientos en los continentes.
 

Evidencias en América
 

La huella de Burdick
La huella de Burdick

Hace 31 años en la provincia de Loja, Ecuador en el extremo sur andino se encontró un esqueleto de 7 metros de alto que estuvo custodiado por el sacerdote Carlos Miguel Vaca. Los huesos fosilizados fueron desenterrados del sitio llamado "Changaiminas" nombre indígena que traducido al español significa "cementerio de los dioses". Varios huesos del esqueleto fueron remitidos a la organización científica Smithsoniano en los Estados Unidos, para que se determinara su antigüedad, tamaño y peso. Dicha información fue trasmitida por televisión en un programa con duración dos hora y media conducido por el director de noticias de la cadena local Ecuavisa, Alfonso Espinoza.
 

En Calvillo, Aguascalientes, Soyopa, Sonora. México

En la comunidad de Calvillo, Aguascalientes, México se encontraron fortuitamente una osamentas de gigantes como lo relata un gran amigo investigador y escrito Scott Corrales de Pensilvania, Estados Unidos en su articulo "En Pos de los Gigantes".

"En 1975, Pedro Ferriz, locutor de televisión e investigador del fenómeno OVNI, visitó la comunidad de Calvillo, Aguascalientes (en la costa del Pacífico, famosa por sus laberintos y cuevas inexploradas) para inspeccionar algunos petroglifos en el terreno de Víctor Martínez, un campesino local. Martínez informó al investigador que tenía sus dudas acerca del petroglifo, al que consideraba de mal agüero."

"Cuando Ferriz le pidió una aclaración, Martínez explicó que se había topado con las antiguas osamentas de dos hombres descomunalmente grandes mientras que araba la tierra. Martínez fue a Calvillo a dar parte sobre su hallazgo, pero se encontró que la policía quería imputarle el crimen de haber dado muerte a ambos gigantes y encarcelarlo. Sin embargo, el campesino logró escabullirse del trance. Regresó a su finca y quemó los huesos."
 

En Soyopa, Sonora. México
 
 

La huella Burdick

En dicho artículo Scott narra también un descubrimiento en Soyopa, Sonora, y Culiacán, México.

"El poblado de Soyopa, en el estado de Sonora, México, también produjo restos gigantes: en 1930, mientras que un grupo de labriegos deshierbaba un parcela de terreno a poca distancia del río Yaqui, lejos de ahí desenterraron un cementerio antigüo en el cual yacían los restos de hombres de más de 2 metros de alto, "enterrados fila por fila" (New York Times, 2 de diciembre, 1930). Cuatro años más tarde, el arqueólogo Paxton Hayes desenterraría los restos de "una raza de gigantes" en una cueva cerca de Barranca del Cobre (que es hoy un parque nacional) a escasas horas de viaje de los puertos de Los Mochis, Culiacán.

Otro insólito y fantástico descubrimiento lo declara el Ing. Mario J. Dondé originario de Mérida Yucatán, México y dice:

"Hace algún tiempo se halló una tumba ocupada por cinco hombres dispuestos en círculo y en posición vertical, semimomificados, al parecer rubios y envueltos en tela que se dice es sintética… Los cadáveres miden dos y medio metros y como dichos caracteres semánticos no corresponden a ningún grupo humano que haya habitado la región, se atribuyen a seres extraterrestres."

El Ing. Dondé afirmó que el lugar se encuentra cerca del poblado de Parras, Coahuila, México, un campesino de uno 35 años apoya estas declaraciones, quien dice que también tuvo contacto directo con el caso hacía cuatro años:

"Fuimos todos llevados a los puntos altos de las montañas que se encuentran en derredor de San Pedro, A mi me toco ir a la Sierra de Delicias, punto situado a unos 70 Kms. De San Pedro sobre la carretera a Cuatro Ciénegas, cuando llegamos nos instalamos; al poco tiempo buscamos donde dormir, y unos señores encontraron una cueva que nos enseñaron llenos de terror a los cinco padres de familia que buscábamos dónde alojar a nuestros parientes…Nos juntamos todos y entramos a la cueva, y allí vimos un esqueleto de un hombre; medía como tres o cuatro metros de altura; para evitar el pánico, y utilizando las puntas de flechas que había cerca, el cadáver fue destrozado y los huesos arrojados lejos para poder usar la cueva como refugio."
 

Otras evidencias en Parras

Otras evidencias del mismo caso fueron encontradas por un equipo de investigación en el mismo poblado, debido a que una familia mostró unos dientes grandes y un rótula de enormes proporciones; y afirmaba haberlos encontrado en el esqueleto de un hombre gigante.

Otro campesino del lugar de unos 60 años de edad oyó decir a sus parientes anteriores, que en un pueblo cercano, de nombre Santa Eulalia, en la carretera a San Lorenzo, situado a unos kilómetros de San Pedro de las Colonias, Coahuila, México, existió una tribu de genios hechiceros que hacían "grandes cosas", unos milagros tan grandes que nosotros todavía no hacemos.

" Estas gentes agarraban el esqueleto de un toro o cualquier animal, lo ponían en el suelo, hacía ciertos pases y el toro revivía."

Al cuestionarle sobre el destino de esa gente contestó:

"No sé; sólo sé que una vez toda la gente desapreció; por eso dicen que el cerro de Santa Eulalia está encantado, pues allí se encuentran pintados muchos monitos (figuras de hombres)… también hay una cueva ala que no se le ha encontrado fondo; dicen que a muchos los han asustado; cuando yo fui, pues trabajé mucho tiempo en ese pueblo, nunca me asustaron… lo único que oí, son ruidos raros y también vi dentro de la cueva muchas pinturas."

El escritor e investigador Carlos Villanueva C. afirmaba haber descubierto al último descendiente de los cinco gigantes rubios con caracteres similares a los de los hombre momificados en la tumba. Este hombre de unos 57 años estaba encargado de la estación de Parras.

En Villa de García, Nuevo León. México

Villa de García es un municipio cerca de la ciudad de Monterrey, N. L., México, existe referencia, de un caso que ocurrió alrededor de los años 70´s, en las Grutas de Villa de García o en otras cercanas a éstas, en el cual estuvieron involucrados un grupo de maestros y estudiantes de la universidad de Chicago, ellos descendieron y encontraron unos féretros o tumbas de gigantes, pero lo extraño fue que los expediólogos se trastornaron al verlas y salieron huyendo dejando tirado todo el equipo, posteriormente el entonces alcalde del municipio de Villa de García notificó a las autoridades del hecho y los militares sellaron la entrada por considerarla peligrosa.
¿Pero qué fue lo que vieron los expedicionarios que los trastorno?, motivo por el cual estaban internadas en hospitales psiquiátricos.

Esta historia la escuché en los años 80´s de tres diferentes fuentes que coincidían en todo, posteriormente en 1992 me contacto John Reed de la Academia para las Ciencias Futuras de Houston , Tx., Estados Unidos venía de parte del destacado Dr. James J. Hurtack quien tuvo la oportunidad de analizar el caso en Estados Unidos e incluso entrevistar a uno de los expediólogos quien se encontraba internado en un hospital de ese país, ellos estaban interesados en encontrar el sitio exacto de los acontecimientos.
 

Río Paluxy en Glen Rose, Texas, Estados Unidos 

Lecho del Río Paluxy. U.S.A.En el poblado de Glen Rose, Texas, En Estados Unidos a dos horas de la ciudad de Fort Worth, en el lecho del río Paluxy, se hizo un gran descubrimiento paleontológico, se encontraron varias huellas humanas junto a las de dinosaurios, esto es la prueba palpable de que el hombre si coexistió con los dinosaurios, que muchos paleontólogas habían afirmado que existía un separación de más de 100 millones de años entre el hombre y los dinosaurios, este descubrimiento no sólo niega esas hipótesis sino que va más allá, ya que también se descubrieron huellas conocidas como "The Burdick print" de (13 ¼") 54.61 cm de largo por 13.97 cm de ancho pertenecientes a un homínido gigante, junto a huellas de brontosauros.

Un fabricante de zapatos de la localidad elaboró unos tenis que pudiera portar el ser que imprimió esas huellas y la medida fue de 22EEEE y el tenis de la medida de 23EEEE. Los geólogos ubican el lecho del río correspondientes al cretácico a finales de la era mesozoica hace 140 millones de años. En 1990 se sometieron a exhaustivos análisis dichas huellas y se demostró que eran genuinas.
 
 

Zapatilla de la medida 23EEEE para el
pie de Budrick

En el medio oeste americano se descubrió una hacha de cobre que pesaba 17 Kg.

El recuerdo ancestral de los gigantes perdura en el espíritu de muchas localidades españolas, Los pueblos que tradicionalmente han acogido a seres de enorme estatura relacionan loa antiguos megalitos prehistóricos con estos titanes.

En el país Vasco es donde existe mayor abundancia de tradiciones que nos hablan de estos seres. Allí se les conoce como los "Gentiles", y se les describe como personajes de proporciones descomunales, sus habitantes se mostraban muy benévolos con estos gigantes, y se dice que cuando morían eran enterrados en túmulos, que eran seguidamente cubiertos con piedras que los tapaban en su totalidad.

Los pobladores relacionan a los grandes megalitos prehistóricos con estos titanes, de ahí la denominación de "jentillari" a los dólmenes y "jentilbaratza" a los cromlechs.

En Euskadi existen varios túmulos que se asegura son enterramientos de gigantes; así encontramos los "harripila txikia" o apilamientos pequeños y los "harripial haundia" o acumulación grande, que se hallan principalmente en la zona de Urbasa, sistema montañoso situado entre Alava y Navarra, en este lugar obreros que trabajaban en la reconstrucción de una iglesia, encontraron restos humanos de un tamaño ciclópeo.
 

El caso de Cerdanya

En toda la zona pirenaica se han encontrado restos de verdaderos gigantes que habitaran dicha cordillera, como los esqueletos gigantes encontrados junto al dolmen de Oren en la Cerdanya (Pirineos catalanes) en 1917. Se descubrieron fémures de 70 a 92 cm. de largo. En la Cueva de Anés se encontraron siete esqueletos de la especie humana en el dolemn I, y uno de ellos pertenecía a una mujer todos de gran envergadura, pero según afirma el escritor y periodista Miguel G. Aracil, en realidad fueron nueve pertenecientes a la época Hombre Cro-Magnon sabiendo que el hombre de esta época no superaba el 1.65 metro de altura. La mandíbula de estos esqueletos abarcaba con amplitud la cara de una persona.

Estos restos tras ser encontrados se guardaron en la casa de la familia Casanovas en la torre Prullans, antiguo palacio de los marqueses de Moinstrol, cercano a localidad de Prulláns, quienes los custodiaron hasta que fueron entregados al Museo Arqueológico de Cataluña, según Miguel G. Aracil, otras fuentes aseguran que fueron entregadas al Museo de Arqueológico de Barcelona. Allí se pierde la pista, ya que no se volvió a saber nada de ellos y nunca fueron exhibidos.

La revista Karma-7 envió una carta al conservador del museo, el Sr. Enric Sanmartí, el cual respondó:

"Un cráneo humano normal perteneciente a una mujer que sufrió un traumatismo en vida que fue seguido de una prologada supervivencia."

Así mismo explica que conservan también un cráneo infantil de proporciones mayores de lo normal debido a una hidrocefalia y concluye:

"No hay constancia científica de que ningún resto osteológico atribuible a la especie humana haya pertenecido a un ser clasificable de gigante."

Con estas afirmaciones el conservador del Museo niega tener restos de gigantes, entonces ¿donde están los restos?, ¿Quién los oculta y por qué motivos?.

Arqueólogos estudiosos han encontrado con relativa frecuencia huesos humanos de enormes proporciones en la Península Ibérica. En Garós (Pirineo de Lleida), al reconstruir el ábside de la iglesia, el párroco Mossén Jaqquet encontró los restos de un gigante de 3 Mts. de altura con un hierro clavado en el cráneo, en la reconstrucción de otra iglesia, en Urbasa (sistema montañoso entre Alava y Navarra), se encontraron restos humanos de tamaño ciclópeo.

Más restos han sido encontrados en Castilla cerca de Medinaceli, donde se recuperó un cráneo y varios huesos, en la iglesia de Marialba se encontraron esqueletos de 3 mts. de altura así como también en Cantabria, Girona (Besalú).

A finales del siglo XVI, el padre Bautista Beninelis, quien fue un historiador, halló en una cueva de la cala San Vicente de Mallorca unos gigantescos huesos prehistóricos.

El investigador catalán Joan Obiols, nos relata el hallazgo de un gigante de 3 mts. de alto, en Garós (Pirineos de Lleida), cuya particularidad era la macabra condición de tener clavado en el cráneo un hierro, posiblemente un clavo, los restos fueron estudiados por le párroco de a iglesia donde se descubrieron pertenecientes a la localidad Aranesa, Mossén Jauet, desafortunadamente los restos se encuentran desaparecidos.

El estudioso Joan Bragulat afirma que en la misma zona pirenaica cerca de la cueva de Anés se han encontrado varios fémures con dimensiones de los 70 a 90 cm. de longitud. Cerca de Medinaceli, Castilla un cráneo y varios huesos al parecer tibias de enormes dimensiones fueron encontrados, en Monreal de Ariza se halló el esqueleto de un ser humano de colosal tamaño, estos restos estaban acompañados de dos inmensos ladrillos de adobe, colocados entre el cráneo y los hombros, y su cuello se encontraba ladeado de manera que mirara al poniente. Hace algunos años, en la cercanías de León en la iglesia de Marialba fueron recuperados varios esqueletos de individuos de 3 mts. de altura, los cuales fuero entregados a un museo que se desconoce, posteriormente se situaron en la capital de España.

En las comarcas de la Selva y las Gabarras, la localidad de Besalú todas ellas en Gerona se han descubierto varios esqueletos gigantescos, la mas reciente uno de 3 mts. de altura que estaba enterrado bajo las losas de un antiquísimo dolmen en las cercanías de Peña Sacra (Peña Sagrada), uno de los lugares más importantes de toda la Cornisa Cantábrica. 

El historiador Baptista Benimelis encontró huesos de gigantes en Cala San Vicens, en la isla de Mallorca, hermana mayor de la isla Menorca.

En las islas Canarias, también existen supuestos restos de gigantes. Así como en Boxgrove, un yacimiento inglés se encontró una descomunal espinilla.
 

Evidencias en Asia

En la antigua unión Soviética particularmente en la gruta de Atyuetca, cerca de Mangliss, donde se encontraron esqueletos que medían entre 2.80 y 3 mts., estos tenían 6 dedos en sus extremidades. Otros hallazgos científicamente admitidos son el "gigante de Java" (en el sur de China) con una antigüedad de medio millón de años, el "gigante de China meridional" ambos con seis dedos en sus extremidades.
 

Evidencias en Africa

En Chenini, Túnez se encontraron restos de tumbas de gigantes con esqueletos de 3 mts. Así mismo en Transval, Sudáfrica se encontraron también tumbas de gigantes. Larsan Khol antropóloga alemán en el año de 1936 realizó un sorprendente descubrimiento a orillas del lago Elgasi de Africa central, encontró huesos enormes, a unos 6 Kms. de Safita, Siria arqueólogos descubrieron hachas de 3.8 kg., en Ain, Fritisa en Marruecos oriental se hallaron picos de 32 x 22 cm. Y 4.2 Kg. de peso.

En Tanzania en el cañón de Olduvai fueron recuperadas varias mandíbulas y dientes de enormes babuínos y simios, por lo que la antropología reconoce la existencia del Gigantopiteco que vivió hace 500,000 años.
 

Estas son sólo algunas de las referencias y evidencias de la existencia de los legendarios GIGANTES, debemos hacernos una pregunta ¿A quién o a quiénes beneficia la ocultación de todas estas pruebas que indican que la Tierra fue habitada por otra especie humana diferente a la nuestra?, pero la pregunta todavía más inquietante sería ¿dónde están todos los restos encontrados?, debe haber un sinnúmero de restos de estos enromes homínidos todavía esperando a ser desenterrados, por investigadores que sobrepongan ¡la verdad sobre el temor!
 



Volver a página anterior Volver a Notas